Radio digital Mundial y la Comunicación Social en el Siglo XXI

“La tarea de la radiodifusión, como todo, no se limita a transmitir información, además de eso, tiene que organizar la manera de pedir información, es decir, convertir los informes de los gobernantes en respuesta a las preguntas de los gobernados. La radiodifusión tiene que hacer posible el intercambio. Sólo ella puede organizar, en conjunto, las líneas entre las ramas del comercio y los consumidores sobre la normalización de los productos de consumo, los debates sobre alzas de precios del pan, las disputas municipales. Si consideran que eso es utópico, yo les pido que reflexionen por qué es utópico. Pero, sea lo que sea que la radio trate de hacer, su esfuerzo deberá consistir en hacer frente a aquella inconsecuencia en que incurren, tan ridículamente, casi todas las instituciones públicas”. Teoría de la Radio de Bertold Brecht.

Durante más de dos años, un grupo de investigadores viene desarrollando un estudio con el objetivo de subsidiar al gobierno Brasilero, Radiodifusores y oyentes sobre las posibilidades socio-tecnológicas que el estándar DRM de radio digital puede ofrecer para la comunicación social. Varios documentos fueron producidos en este periodo, todos publicados en Internet, señalando la inmensa superioridad técnica de DRM. Se trata, resumidamente (carta de lanzamiento), de un estándar abierto, regulado por la ITU, que funciona en todas las bandas de frecuencia, que poseen el mismo codec de audio del Sistema Brasilero de TV Digital, optimiza el uso del espectro, funciona en baja potencia y consume mucho menos energía. Pensado para ser un estándar de global interés público, el DRM es el favorito de las emisoras educativas y estatales de varios países, y de a poco va conquistando nuevos mercados, combinando desarrollo económico y social.

Esas características bastarían para elegir el DRM como estándar de radio digital para ser adoptado en el país, como ya lo hicieron India y Rusia.

Sin embargo, ¡Todavía es posible mucho más!

Las transmisiones digitales de radio, así como de TV, no se limitan al transporte de señal de audio o video, sino también se vuelven capaces de emitir de datos, haciendo de las plataformas digitales que utilizan la propagación electromagnética terrestre y también Ionoférica, medios de comunicación de alta capacidad de flujo de datos: en el caso de la TV Digital, estamos hablando de transmisiones de tasas hasta de 19MB/s, o sea, capaces de viabilizar las transmisión de una película de 2 horas de alta definición en aproximadamente 25 minutos.

Pero ¿Qué quieren decir esos datos?

Cuando de habla de Internet, servicios gratuitos, como Facebook, Blogspot, Gmail, youtube, etc., generalmente se olvida que toda esta comunicación y acceso tan importante para el cotidiano de las sociedades post-industriales, depende de una infraestructura que está fuera del control de los usuarios, tales como las fibras ópticas que garantizan, con seguridad, que las operaciones serán realizados a distancia, o como los direccionamientos DNS, todavía concentrados en pocos países o grupos.

Con La Radio Digital Mundial, no sólo se puede transmitir audio con calidad de CD para nuestro y otros continentes, sino también archivos, habilitando nuevos servicios, modificando radicalmente los conceptos establecidos en la era analógica, ya que, al igual que el audiovisual, puede también ser transmitido vía radio digital, como es el caso de servicio Diveemo, que consiste en la transmisión de video vía radio. Si usted lee este post hasta aquí y visita los links, podrá imaginar, entonces, por qué los monopolios de comunicación están trabajando para evitar al máximo que el estándar DRM sea escogido por el gobierno Brasuca.

En lugar de DRM, muchos empresarios de las comunicación prefieren, el estándar HD Radio, propiedad de Ibiquity, estándar que a pesar de haber sido aprobado por la ITU, tiene su codec de audio como una “caja negra”, es secreto industrial de Ibiquity, funciona mal en la banda AM, no responde a la onda corta, no funciona bien en baja potencia, consume mucho más energía que su correspondiente DRM, además de no optimizar el uso del espectro. Como estrategia para deslegitimar el DRM, se han difundido recientemente declaraciones dudosas, inclusive por miembros del gobierno, realizando una especie de juego de palabras, como la afirmación de Genildo Lins, de que “los testeos con radio digital no fueron buenos”. El secretario de comunicación electrónica del gobierno se refiere, en realidad, sólo a los estándares que mantienen los mismos emisores de alta potencia, el HD, ya que el DRM, además de funcionar en alta potencia, responde a bajas potencias, siendo el único estándar que funciona en todas las bandas de frecuencias.

La propuesta de aplazar la decisión sobre la norma de radio digital viene acompañada de un estrategia de migrar de las radios AM (en verdad, de las emisoras AM en Ondas Medias) a VHF, acabando con la banda AM, dado que HD radio tuvo un desempeño insatisfactorio en la banda AM. Si el HD no funciona para las AM, “¡Acabemos con el AM!”, proponen las emisores comerciales.

En paralelo a la elección del estándar, se vienen realizando investigaciones con el fin de aumentar las posibilidades de comunicación, utilizando el espectro, como propone la técnica FHSS, o responder las necesidades del Espectro libre, como describió, David Weinberg, también autor de “El Mito de Interferencia en el Espectro de Radio”.

Jurídicamente, vale la pena recordar las recientes iniciativas de los gobiernos de Argentina y Ecuador que, amparados en sus constituciones, han promovido la división del espectro en tres, a fin de asegurar la complementariedad de los servicios privados, públicos y estatales de radiodifusión. Si esto sucede, esta política podría ampliar enormemente el acceso de los ciudadanos, no sólo al consumo plural de contenidos, sino también viabilizar la expresión libre y diversa de las personas, a través del Espectro libre, sintonizando las posibilidades digitales como Art. XIX de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, ratificado en el Art. 13 del Pacto de San José de Costa Rica y presente en la Carta Magna Brasilera, en su Art. 5º.

Esperamos que este breve artículo sirva de referencia para que ciudadanos y ciudades de Brasil, de América Latina y del mundo pasen a tomar parte en la definición de la norma tecnológica de radio digital que se ejecutará en nuestra sociedades en las próximas décadas. Nuestro interés no es más que promover el debate público, en defensa de los intereses públicos, pero la fuerza de los intereses privados parece nuevamente intentar sobreponerse a lo que es mejor para todxs. ¡Contamos con ustedes en esta lucha!

This entry was posted in direito de antena, radio livre, tradução and tagged , , . Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *